Astudillo's Group

NIETOS MENTORES. ABUELOS DISCÍPULOS.

En armonía entusiasta con mis tres nietos alrededor de una piscina, la invitación es a la diversión, al compartir, intercambio de ideas y sueños. Es el entorno perfecto para acariciar los sentidos a través de las emociones, que sin lugar a dudas generan encantos en otros.

En un ámbito de isla caribeña, los peces son aliados encantadores para conformar burbujas de colores convertidas en tornasol. Donde quiera te encuentres en el mundo ese espectáculo es visible, por cuanto las ilusiones son globales. Escudándose en lo individual, cuando en realidad son colectivas.

Sus sonrisas, gestos, expresiones, melodías, llantos, y hasta peleas por el control del flotador, hacen que las miradas se fortalezcan entre sí, buscando en cada expresión iluminar la ocasión. Es éxtasis que engloba en brazos compartidos, procurando incluir todos los aperos en los bolsos de ilusiones que quieren llevar consigo. Todo es importante y nada debe quedarse en casa.

Lo cual significa la presencia de un momento de locura para sacar todo aquello, con la ilusión de usarles cada uno. Tienen la cultura del apego a todo muy bien desarrollada. La comida es sustituida por el encantamiento de los sentidos para que nada falte.

Les miro sus rostros y encuentro en sus expresiones la felicidad infinita de querer disfrutar de lo que sienten, les pertenece. El agua, es un alimento nutriente de los corazones. Tocarla, vivir su temperatura, el roce, sentirse arropada por su encanto, la necesidad de hundirse buscando que le cubra su cuerpecito, girar en ella, golpearla y sentir que al salpicar bañamos a otros transmite alegrías, flotar como cualquier barquito de papel, tener a la disposición todos los juguetes flotando a su alrededor, la algarabía, el grito, el abrazo como compañía para petrificar aún más los sentimientos; el amor fortalecido por lo cristalino, incoloro e inodoro del vital líquido.

Ambiente que nos hace sentir que también flotamos como el pequeño patito que asumió una esquina como escondite para provocar que todos naden o corran en su rescate.

El espectáculo se engalana aún más desde los vibrantes mensajes emitidos por la fortaleza de los rayos solares al resecar los tiernos cabellos, para que la inmersión de los cuerpecitos sea un acto natural de prolongados juegos. A cada instante hay un llamado, una brazada, una solicitud como la de algún líquido que mitigue la sed. Y desde la silla más cercana los paquetes de snacks emitiendo sus mensajes para que les consuman en los bordes.  Allí donde se encuentran en completo desorden las sandalias que con tanto cariño reciben sus piecitos protegiéndolos de lo caliente del piso.

El tiempo transcurre. Los tres que ya han conformado equipos de amistades con niños que con iguales intenciones se han incorporado, haciendo un jolgorio de gritos y algarabías.

Vivir aprendiendo de sus carcajadas y melodías representa un encantamiento, al cual debemos acudir como sus mejores discípulos.

Los nietos son la polinización de nuestras vidas.

 

Astudillo’s Group.

Autor: Eknow

Deja una respuesta