Astudillo's Group

AL MAESTRO CON CARIÑO.

Una hermosa película protagonizada por Sidney Poitier en la década de los sesenta, plasmó la cruda realidad del maestro ante las necesidades de aprendizaje de sus discípulos y las suyas, como consecuencia de la desatención del Estado.

Transcurrido tanto tiempo, podemos afirmar que las calamidades del maestro se profundizan cada vez más, ante las angustias que copan su diario acontecer.

El cariño al maestro es antesala del obsequiado por él en la sonrisa del niño, con quien comparte experiencias en una preciosa relación de emociones y sentimientos.

El maestro va moldeando cual pintor sobre el lienzo, la obra que en sus pensamientos concibe, para que el cuadro de la vida de su discípulo sea el más preciado por todos.

El maestro del jardín de infancia, tiene esa nobleza de ir regando la tierra para que en el niño germine la semilla de la bondad. Y en el Preescolar se observen las primeras hojas que se baten con la brisa de sus acciones.

Las cuales le van formando en el lenguaje y en la escritura, hasta elaborar sus primeras líneas del amor bonito para su maestra de primaria. Surgen las palabras mágicas que a todos nos conmueve hasta hacernos llorar de alegrías.

Que se multiplican por las variedades de acompañamientos presentes en la secundaria. Donde ya sienten las manos entrelazadas de un compañerismo que en muchas ocasiones perdura en el tiempo.

Hasta cuando deciden irse juntos a estudiar en educación superior o en el oficio que a bien tengan considerar. Y en todas esas decisiones, siempre están presentes las voces del maestro que les ha venido observando e interactuando en el largo proceso de formación para toda su existencia.

A estas alturas de sus vidas, el discípulo recuerda al maestro con Cariño y éste le lleva prendido en el alma.

¿Por qué entonces el Estado no atiende al maestro para que siga construyendo conciencias cívicas y ciudadanas?

 

Astudillo’s Group.

Autor: Eknow

Deja una respuesta